EN EL PRINCIPIO FUE LA LECHE.

Sí, el ser humano es la única especie animal que toma leche después de sus años de lactancia materna. Pero también somos los únicos que desarrollamos vacunas, creamos fórmulas matemáticas para entender cómo funciona el universo, lanzamos cohetes tripulados al espacio y, algo todavía más importante, hacemos manjares como el queso con bocadillo. Un cerebro que hace estas maravillas tiene necesidades diferentes.

 Es por esto que la leche es útil en todas las etapas de la vida, pero hay momentos en donde es vital.

Durante el embarazo, el consumo de lácteos se asocia positivamente con el peso adecuado y la longitud del bebé en el momento del nacimiento. Las recomendaciones generalizadas entre especialistas están en ingerir entre 2 y 3 raciones diarias de leche y/o sus derivados.

Los deportistas necesitan un mayor aporte de nutrientes debido al desgaste físico al que someten su cuerpo, entre esas necesidades vitales está la proteína, macronutriente presente en la leche y en uno de sus derivados más populares entre los deportistas: la proteína de suero. (Conoce más en Lleva tus entrenamientos a otro nivel aunque todavía tengas sueldo de hijo).

A lo largo de los milenios la expectativa de vida de nuestra especie ha ido aumentando, algo que no se puede atribuir exclusivamente al consumo de leche, pero sí en parte a una diversificación en la dieta. Como ejemplo, el Homo Habilis tenía una expectativa de vida de entre 30 y 40 años.

 
bodegon
en el principio fue la leche

Más que un placer

Nuestros antepasados consideraron el consumo de la leche debido a la escasez de alimento durante los fuertes cambios climáticos por los que tuvieron que pasar, pero con el tiempo notaron que su salud mejoraba. Este alimento no solo podía ser transformado en otros productos, sino que les brindaba bienestar. Estos son algunos beneficios de la leche que ellos desconocían:

Contiene vitamina D, potasio y proteínas.

Su adecuado consumo contribuye diariamente a la prevención de la osteoporosis.

Es fundamental para la recuperación de los tejidos luego de una cirugía, de una fractura o de una quemadura.

Es necesaria para ganar y mantener masa muscular, así como para mejorar la circulación.

Su aporte de proteína es esencial para el crecimiento en niños preescolares y escolares.

El calcio contribuye no solo a la salud ósea sino también a la dental.

Los derivados lácteos como el yogur contribuyen a la salud intestinal gracias a su contenido de probióticos. 

Aunque la lista de aportes que la leche nos brinda es muy larga, más de la mitad de los niños y más de las ¾ partes de los adultos no consumen la cantidad diaria recomendada de calcio. Esto puede deberse a muchos factores, motivos que pueden ir desde la desinformación hasta no saber cómo incluirla en los alimentos diarios (aquí puedes encontrar una gran variedad de Recetas para cualquier momento del día). Lo aconsejable es que tomes de 2 a 3 raciones de leche diariamente.

Un consejo final

¡Cuidado! Que no te tomen por Homo Inocentus (este me lo acabo de inventar), las bebidas vegetales NO SON LECHE, no esperes los mismos beneficios de las almendras, avena, plátano, arroz, etc. por sí solos son buenos alimentos, pero esos extractos no te brindan todo lo que la leche de verdad, la de toda la vida, puede ofrecerte.

niño tomando leche
mamá e hija tomando leche
lacteos y belleza

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *