LÁCTEOS Y BELLEZA: DEL DICHO AL HECHO.

Hay frases de sabiduría popular que pueden ser muy populares, pero no tienen mucho de sabias. Por ejemplo “Al que madruga, Dios lo ayuda”. ¿Qué pasa si alguien madruga más que yo? ¿Exactamente desde qué hora empieza la madrugada? A Bill Gates parece irle muy bien, ¿será que pone su alarma a las 12:01 a.m.? Y si alguien se despierta antes que Dios, ¿es esa persona la que le ayuda al creador? No tiene sentido. En cambio hay otras frases que son muy sabias, pero un poco menos populares. Una de las mejores: “Somos lo que comemos”; dicha por el filósofo y antropólogo alemán Ludwig Feuerbach. Él escribió: “Wollt ihr das Volk bessern, so gebt ihm statt Deklamationen gegen die Sünde bessere Speisen. Der Mensch ist, was er isst”. Que, para los pocos que no sepan alemán, significa: “Si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”.

Por eso, ahora descubrirás cómo convertir la alimentación, especialmente con lácteos, en una gran herramienta de salud y belleza, para ellas y para ellos.

¡Empecemos! Dime a quién escuchas y te diré lo que te crees.

Hoy todos tienen su verdad, pero solo la ciencia puede demostrar algo (estudios científicos serios, no de los que se pagan por conveniencia). Escuchando un poco más a la ciencia, y menos a “expertos” con internet, podemos saber que:

* La vitamina A tiene un papel esencial en la renovación de la piel; puedes encontrarla en las grasas lácteas (queso y mantequilla) y en la leche entera.

* En los lácteos encuentras una de las fuentes de calcio con mayor biodisponibilidad, es decir, que el cuerpo tiene mejor capacidad de absorción de este nutriente.

* Hablando de calcio, la mejor forma de aumentar su absorción es tener un buen balance de vitamina D, ¿y cómo obtienes esa vitamina? Directamente del sol; así que esos minutos para broncearte no solo le dan color a la piel, sino que ayudan a fortalecer tus huesos.

* Aunque un 45% de la masa ósea de un adulto se forma durante la adolescencia, continúa creciendo después, hasta aproximadamente los treinta años. Todo el calcio que se necesita para el crecimiento de los huesos debe provenir de la dieta.

* Los músculos necesitan proteína para mantenerse; y en los derivados lácteos como el queso y el yogur los puedes encontrar, así contribuyes con su formación, mantenimiento y recuperación.

Te preguntarás, ¿y qué tiene que ver esto con la belleza, si nadie va a verme los huesos? Claro que no, pero, ¿recuerdas eso de “somos lo que comemos”? La forma en la que te alimentas se ve reflejada en tu piel, en tus uñas, cabello y demás partes que sí van a verte. Para lograr el equilibrio necesitas una cantidad determinada de lácteos diarios, pues cada uno te aporta algo diferente.

Puedes distribuirlos alrededor del día, acompañando tus comidas; por ejemplo: leche con avena al desayuno, un yogur a media mañana, algo de crema de leche al almuerzo y queso a media tarde o en la noche. (Conoce acá recetas deliciosas para preparar en cualquier momento del día).

 
bodegon

Más vale flaco conocido que gordo por conocer…

 

Aquí van 3 NO que van a ayudarte mucho, para disfrutar con tranquilidad los beneficios de los lácteos y así verte tan bien como te sientes:

* Los lácteos NO te van a engordar. Ningún alimento por sí solo va a hacer que aumentes de peso, lo que te hace engordar es comer más calorías de las que necesitas, y claro, el sedentarismo; si no tienes buenos hábitos alimenticios y de actividad física, vas a subir de peso, aunque te alimentes exclusivamente con yogur griego extraído de vacas ordeñadas por Sócrates, Platón y Aristóteles.

* Los lácteos contienen azúcares naturales. Si compraste un producto que dice tener “0 azúcar añadido” pero en la tabla nutricional declara algunos gramos de azúcar, tranquilo, no es que te estén engañando. Si bien es cierto que algunos productos sí vienen añadidos con azúcar de mesa, un gran porcentaje de los azúcares que ves en la tabla nutricional, son los que contiene naturalmente la leche y se llaman lactosa. Lo mejor es leer los ingredientes.

Hablando de lactosa, sí es verdad que algunas personas pueden ser intolerantes por no tener la enzima que la descompone; afortunadamente hay productos deslactosados, y no es que les hayan quitado lactosa, sino que se le añade lactasa, la enzima que nos ayuda a descomponer la lactosa. (Aprovecha aquí Promociones únicas en lácteos).

Leche que no has de beber…

Los lácteos no son solo deliciosos y muy nutritivos, también tienen otros usos:

* Mascarillas. En internet encontrarás muchas maneras de aprovechar la leche y el yogur para hidratar, desmanchar, cerrar los poros, limpiar o exfoliar tu piel.

* Baños con leche. Sí, desde tiempos de Cleopatra se conocen los beneficios que trae para la piel poner algo de leche al agua en la que te vas a bañar (en una tina, por su puesto).

Lo barato sale bueno

Como ves, no es necesario ir a un spa y gastar mucho dinero para poner a tu favor el poder de los lácteos, puedes probar en casa estos tips, dejar de escuchar dichos que no tienen sentido y empezar a mejorar no solo la forma en la que te sientes, sino también la imagen que proyectas.

¡Menos filtros en Instagram y más lácteos!

lacteos y belleza
lacteos y belleza
lacteos y belleza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *